¿Cómo hacer que tus hijos coman más verduras?

0
146
verduras

La alimentación sana es un factor muy importante en la vida de todos los niños, por eso, desde pequeños debemos educarlos para que lleven una alimentación saludable haciendo uso de todo tipo de alimentos (carnes, verduras, cereales, lácteos, guisos, etc)

Puede que en muchos casos, la hora de la comida se convierta en una batalla campal donde las verduras, por ejemplo, acaban por el suelo, y el pequeño se niega rotundamente a comer. Es ahí donde hay que conseguir que tu hijo, de un modo u otro, adquiera el hábito de probar todo tipo de alimentos que tu le proporciones.

Hemos de decir que los mejores alimentos siempre serán los que nos ayuden a conseguir una vida saludable con una dieta equilibrada. Debes privar a tu hijo/a de comer bollería industrial, demasiadas galletas o snacks.

Si estáis frustrados porque vuestros hijos solo comen ”por los ojos” y todo lo que no le llega a ellos lo rechaza, no os preocupéis, no todo está perdido. Hay pequeños métodos e ideas que podemos aprender para hacer que este comportamiento desaparezca. Por supuesto, requiere que seas una persona constante y perseverante para poder llevarlo a cabo.

Consejos para que tus hijos/as coman verduras

verduras

Sé su ejemplo

Todos sabremos que los más pequeños aprenden de lo que ven a su alrededor, y no de lo que queremos que hagan. No es nada correcto que intentes que tu hijo coma brócoli y tú mientras estás devorando una hamburguesa. Ponte el mismo plato que él y muéstrale que tú también comes verduras y que están muy buenas.

Mítica regla ”solo un mordisquito”

Con esta regla podrás hacer a tu hijo/a que vaya introduciéndose al mundo de las verduras poco a poco. Quizás el primer día no coma todo lo que le pongas en el plato pero a las dos semanas sí.

Además, algunos expertos realzan la idea de que algunos niños necesitan probar determinados alimentos unos 8 o 10 veces antes de que les guste.

No le obligues

verduras

La mejor forma de hacer que tus hijos coman verduras es no obligándolos. Puedes practicar perfectamente el punto anterior, aunque a corto plazo parezca que no sirve de mucho. De este modo no habrán discusiones y no recordará las verduras como un alimento negativo y malo.

La presentación es importante

Siempre que puedas, y sobre todo con niños más pequeños, sírveles el plato de forma dinámica y divertida. Es decir, con dibujos, los platos coloridos, haciendo líneas o dibujos más abstractos, etc. De esta forma llegará a la vista que es uno de los motivo por los cuales el niño acepta o rechaza comer un alimento concreto.

Cuéntales los beneficios

verduras

A la hora de contar los beneficios no nos referimos a decirle que los vegetales son buenos para la salud, porque esto no les interesa debido a su temprana edad. Más bien nos referimos a hacer comparativas con personas que a tu hija le tenga aprecio. Un ejemplo de ello es decirle ”Si comes brócoli serás tan fuerte como tu mamá”.

Con estos consejos esperamos que os resulte más ameno el tema de la alimentación con los pequeños de la casa. No esperes grandes resultados en pocos días porque sino os sentiréis frustrados, mejor ir poco a poco e incorporando técnicas nuevas. ¡Mucho ánimo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here