¿Cuando dejar de correr?, síntomas y tratamiento

0
14

Hacer deporte y adoptar hábitos en el marco del ejercicio físico que nos permita no solo estar saludables sino mejorar nuestra condición y apariencia física está de moda.

Esto aporta beneficios a quienes lo practican, pero también ayuda a crear valores de sacrificio, motivación, esfuerzo y tolerancia a situaciones de frustración muy importantes en nuestro día a día.

Además, el deporte trae consigo pensamientos de superación y es que cuanto mejor te encuentras físicamente, mayores logros quieres obtener, ya hablemos de tiempo corriendo, kilómetros a realizar o cogiendo mayor peso en cada sesión.

El problema viene cuando deja de ser una actividad por la que tenemos pasión y nos da beneficios a derivar en una obsesión de la que ya no tenemos control y quizás nos este perjudicando seriamente.

Cuando practicamos deporte nuestro cuerpo genera altos niveles de endorfinas (también llamada hormona de la felicidad), que es la encargada de hacernos sentir placer y bienestar, la cual también es culpable biologicamente hablando de la gran mayoría de las adicciones.

correr campo

Encuentra el término medio

Cuando perdemos la motivación de salir a correr estamos alimentando al sedentarismo, algo que no es ni recomendable ni saludable, pero por otra parte, el exceso de actividad física, el sobreentreno, puede acarrearnos lesiones importantes en nuestro cuerpo.

Es por esto que la virtud o lo mejor que podemos hacer, es saber encontrar el punto medio cuando practicamos demasiado deporte, ya que hoy en día estamos muy concienciados de la cantidad de beneficios que nos aporta, pero somos poco conocedores de la cantidad de riesgos que estamos soportando en la práctica excesiva.

Percatarnos de que existe realmente este problema es de esencial importancia, ya que por regla general se detecta cuando ya se han producido las consecuencias, que obviamente van a ser negativas tanto a nivel físico como psicológico.

El estudio que confirma el problema

Investigadores realizaron un estudio que afirma que alrededor del 18% de las personas que son asiduas a practicar deporte padecen niveles altos de adicción a esta actividad y que aproximadamente el 1% reconoce que padece esta afección.

Es por esto que conocer los síntomas y trabajar en ellos para saber cuando nos estamos excediendo es de crucial importancia. Esta adicción es aún más común en los corredores y tanto es así que los médicos deportivos y psicólogos la han apodado “runnorexia“, cuyo tratamiento y síntomas son los mismos o muy similares a los de cualquier adicción.

Síntomas

Como la adicción a una sustancia puede producir síndrome de abstinencia, no realizar actividad física puede provocar diversos síntomas, ya sean físicos, comportamentales (apatía, ansiedad o irritabilidad) o emocionales.

Los investigadores de esta afección consideran que la persona que practica deporte padece adicción a ello cuando dificulta otras actividades cotidianas como los estudios, el estar con la familia, las relaciones sociales y otras responsabilidades. La persona runnorexica puede incluso posicionar el deporte por encima de su propia salud.

Se ha detectado que el problema es más común en corredores de entre 35-45 años y que tienen un nivel de estrés bastante alto en su vida familiar o laboral, llegando a mostrar síntomas de ansiedad, insatisfacción y falta de autoestima o confianza, algo que tratan de tapar con el deporte.

Tratamiento

Como si de cualquier otra adicción se tratase, la clave se encuentra en reconocer el problema y adoptar un cambio de prevención antes de que sea demasiado tarde para las consecuencias negativas de las que hablábamos al inicio del artículo.

Es los casos más graves es crucial contar con un grupo multidisciplinario, donde el psicólogo va a jugar un papel muy importante, gestionando emociones, mejora de la autoconfianza y conseguir hábitos en la práctica deportiva más controlados y saludables.

Llenar nuestro calendario con otras actividades de ocio ajenas al deporte y que ayuden a crear un estilo de vida lejos del exceso junto a fortalecer las relaciones sociales va a facilitar este cambio que comentamos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here