viajero selva

Diarrea del viajero, síntoma, causa y tratamiento

Aunque muy molesta, la diarrea del viajero no supone una enfermedad grave, de hecho, no es más que un trastorno del tracto digestivo caracterizado por la producción de heces blandas y calambres abdominales tras la ingesta de alimentos o agua contaminados.

Cuidar lo que se come y bebe durante viajes a lugares de clima o prácticas sanitarias diferentes a las del sitio de origen es fundamental en su prevención.

¿Qué es realmente la diarrea del viajero?

Corresponde al término que se le acuña al proceso infeccioso de carácter leve – al menos en la mayoría de las veces – que suele afectar a entre el 20 y el 50% de quienes viajan a zonas tropicales y subtropicales de África, sudeste asiático e Iberoamérica.

Por regla, su aparición tiende a darse súbitamente durante los primeros días de viaje, aunque se han visto casos en los que no detona sino hasta pocos después del retorno; si bien la principal causa del trastorno es la bacteria Escherichia coli – presente en alimentos o bebidas – , otros agentes como rotavirus o protozoos pueden igualmente ser detonantes de la infección que se transmite igualmente por vía oral.

¿Cuáles son los síntomas de la diarrea del viajero?

El trastorno se caracteriza por cuadros de diarrea abrupta durante el viaje – o en días posteriores al retorno a casa – por lo que la sintomatología incluye:

  • Repentina necesidad de defecar, lo que conlleva a tres o más deposiciones de heces blandas por día.
  • Fiebre y calambres abdominales.
  • Náuseas y vómitos.

En contadas ocasiones, quienes lo padecen, experimentan deshidratación – de moderada a grave – especialmente cuando los vómitos son persistentes y acompañados de fiebre alta; otros síntomas poco usuales son heces con sangre y dolor agudo en abdomen o recto.

¿Cómo se diagnostica y cuándo acudir al médico?

Debido a que es un trastorno común que suele desaparecer sin necesidad de tratamiento, bastará con una evaluación médica para su diagnóstico; sin embargo, en algunos casos requiere pruebas diagnósticas – como análisis de heces – a fin de detectar la presencia de bacterias, parásitos o virus.

De no desaparecer en pocos días, será conveniente consultar al médico, sobre todo, si los síntomas se prolongan o intensifican, ya que será indicativo de que el trastorno es producto de otros organismos diferentes a la bacteria más frecuente que lo desencadenan, por ende, requerirá medicamentos recetados que propicien la recuperación.

Del mismo modo, la recomendación de acudir al médico se extiende frente a:

  • Persistencia de vómitos
  • Deshidratación grave
  • Sangrado en las heces
  • Fiebre demasiada alta

Suponiendo que se trate de niños, la diarrea del viajero demanda especial cuidado pues no pasará demasiado tiempo, antes de que llegue la deshidratación grave; la sintomatología en los pequeños es la misma, solo que se acompaña de sequedad de boca o llanto sin lágrimas, reducción del volumen de orina y adormecido inusual o somnolencia.

¿Cómo se previene la diarrea del viajero?

Debido a que el contagio es por vía oral a través del consumo de alimentos o bebidas contaminadas, la principal medida de prevención de la diarrea del viajero es ir solo a restaurantes con buena reputación, evitando la ingesta de comidas expendidas por vendedores ambulantes.

En el caso de las frutas, han de ser peladas por el viajero, tratando de prescindir de aquellas ya picadas así como las ensaladas con verduras crudas y salsas dejadas en envases abiertos. Es igualmente fundamental checar el nivel de cocción de los alimentos, consumiéndolos bien cocidos y aun calientes. Las bebidas recomendadas, son aquellas carbonatadas embotelladas o preparadas con agua hervida.

El tratamiento se basa en una dieta astringente y de abundantes líquidos, en la que los alimentos sean suaves y en raciones pequeñas a fin de no cargar el sistema digestivo; del mismo modo, conviene tomar solución de sales de rehidratación oral y recurrir a fármacos cuando el número de deposiciones es excesivo, siempre bajo supervisión médica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *