callo en el pie

El ojo de gallo y su tratamiento

Si sufres de un dolor constante debido a una protuberancia o callo en tus pies, es probable que sufras de un ojo de gallo. Además sin que te des cuenta, puede que esta lesión esté infectada, por lo que aparte del dolor constante, también padezcas de ardor, comezón, mal olor, etc.

Clínicamente se le conoce a este mal como heloma interdigital o heloma Moll. Es una lesión que se genera entre el cuarto y quinto dedo del pie, provocada por la queratosis que genera la presión excesiva sobre el pie.

Básicamente es un callo o protuberancia que genera mucha incomodidad y dolor, pero además el roce constante con el calzado produce laceración, generando una herida que si no es atendida, puede devenir en contaminación.

Padecer heloma no es algo de otro mundo, es igual que sufrir de callos. Aparte de las medicinas naturales que te proporciono en este articulo, lo mejor es que pueden ser evitados con buenos zapatos, si son zapatos de mujeres que no te aprieten en la punta del pie y pueda afectar tu circulación, puedes promover los ejercicios de circulación con tus pies para evitar los heloma.

No te asuste si en algún momento tienes una herida fea e infectada porque se suelen colocar así puedes buscar algunas plantas con propiedades antibióticas o cremas con antibióticos, que puedan mejorarte y cicatrizarte, no puedo dejar de recomendarte que en el momento que tengas un heloma en el pie no puedes colocarte zapatos cerrado y deja que la herida pueda respirar para que cicatrice ya que la humedad no ayuda para nada, espero que estos básicos consejos generales solucionen tu heloma.

Quitar un ojo de gallo de raíz es la manera que lo trates desde el principio, no olvides usar una loción que tenga contenido de antibiótico que  pueda combatir con cualquier bacteria que tenga en las heridas, igualmente que la aplicación del agua oxigenada puede librarte de infecciones y de que pueda aparecer nuevamente es la forma de quitar un ojo de gallo de raíz.

¿Por qué aparece el ojo de gallo?

pie ojo de gallo

Si los zapatos aprietan, la presión que es ejercida termina por causar callosidades como las de este tipo. El verdadero daño resulta cuando el calzado se usa durante un tiempo prolongado. El callo comienza a erosionarse y producir una herida.

El ojo de gallo es común en las mujeres que tienden a usar calzado muy estrecho hacia la punta, y además si se trata de tacones, éstos tienden a aumentar la presión sobre la zona del pie donde más callos pueden generarse.

¿Sufres de juanetes?, pásate por nuestro post para informarte.

A veces el ojo de gallo se confunde con papiloma humano, pues son heridas de aspecto similar, sin embargo el ojo de gallo además de excoriarse, se inflama, y es cuando produce dolor agudo. En algunos casos la humedad de la zona termina produciendo bacterias y hongos en la herida.

A pesar de las características ya descritas, es importante acudir con un podólogo, quien podrá determinar si se trata o no de un ojo de gallo.

¿Cuál es el tratamiento más efectivo?

callos pies

Existen muchos tratamientos naturales y caseros que puedes utilizar en caso de padecer esta enfermedad.

Puedes sumergir los pies en una mezcla de vinagre de manzana junto con agua y jabón, o en agua muy fría (con hielo preferiblemente) y sal, hasta que las callosidades se ablanden para luego exfoliarlas con una piedra pómez. También puedes aplicarte aceite de ricino durante diez días sobre la lesión hasta que esta desaparezca.

Otra opción es cubrir la herida con cascaras de limón todos los días hasta que ésta desaparezca. Puedes usar una cebolla bañada en vinagre de la misma forma que la cascara de limón. Asegúrate que la cebolla haya reposado un día entero bañada en vinagre.

Frota por el callo, aspirinas, vitamina E o vitamina A, previamente pulverizadas, todas las noches hasta que la lesión desaparezca.

Si ya has probado algunos de los tratamientos mencionados, existe la opcion de exfoliarte la callosidad con el podólogo. Sin embargo, no es una solución definitiva, pues la exfoliación solo retira la herida durante un tiempo.

La manera más eficaz de eliminar un ojo de gallo de forma irreversible es a través de una cirugía; que garantice la eliminación de la protuberancia ósea. Esta cirugía debe ser realizada solo por podólogos profesionales, no arriesgues tu salud con personas que desconozcan los procedimientos adecuados.

Alternativas para tratar el ojo de gallo

Aunque siempre recomendamos los tratamientos naturales, hay métodos y productos alternativos que pueden ser de apoyo para acabar más rápidamente con el problema.

Lima eléctrica

Apoyándonos en este “quita callos” vamos a acabar más fácilmente con nuestra problemática en los pies. Y no solo esto, nuestros pies van a quedar más suaves y saludables.

Esta lima eléctrica, tiene una velocidad de rotación constante y ha sido cuidadosamente controlada, garantizando que acabará con los callos o durezas y no dañará nuestra piel.

Con el producto vienen 3 cabezales diferentes para conectar dependiendo de nuestras necesidades.

Parches Compresa hipoalergénica para callos

Se trata de cintas de almohadillas que se adhieren y han sido diseñadas con espuma de látex para garantizar la mayor comodidad.

Su función principal es proteger a nuestra piel de cualquier fricción, a la vez que ayuda a reducir la presión que se ejerce sobre las zonas más sensibles.

Combate la formación de durezas y callos profundos.

Apósitos ovales para pies, durezas, callosidades y ojos de gallo

Apósitos o vendas hechas de látex que van a proteger nuestra piel. Muy útiles para evitar formaciones de durezas y los callos más interiores.

Si tienes problema con el roce de los zapatos, estas vendas son muy buenas.

2 Comentarios

  • Gracias por vuestros consejos, apliqué los remedios naturales que me recomendabais y como apoyo utilice la Lima eléctrica. No solo he acabado con mi problema sino que no ha vuelto reproducirse.

    Gracias de nuevo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *