sexo

El sexo no adelgaza tanto como imaginas

Muchas personas son las que piensan que si mantienen relaciones sexuales ya no tienen que ir a hacer deporte ese día, ya que este momento hace que pierdas todas las calorías que tenías que consumir en el entrenamiento de hoy. No saben cuánto daño se hacen ya que este mito es totalmente falso y no te salvará de la sesión que tengas programada para ese día.

El sexo no adelgaza: ¿Qué pasa realmente?

sexo

Para poder medir la intensidad del ejercicio que vas a realizar se emplea un valor llamado MET (equivalente metabólico), éste se encarga de medir la cantidad de calor disipado por metro cuadrado de la piel. Comparar el sexo con el ejercicio que se practica en el gimnasio o haciendo deporte al aire libre es muy exagerado.

Cuando dormimos tenemos un met medio de 0,8, cuando permanecemos sentados en nuestro escritorio es de aproximadamente 1. Sin embargo cuando caminamos aumenta a un valor de 3,5, y cuando corremos a 9.

Si quieres calcular el gasto energético de un ejercicio concreto lo que tienes que hacer es multiplicar el met por tu peso y el tiempo invertido en realizar la actividad escogida. De este modo lo cuenta Jorge Alcalde en su libro, ¿Por qué los astronautas no lloran?:

“Se ha medido el valor met de una persona durante un orgasmo y se acerca a el valor de 3,5 de media. Aunque éste valor es muy variable ya que depende de muchos factores: la edad, tipo de actividad sexual, si se practica sexo con una pareja habitual o esporádica, etc”.

Muchos cálculos establecen que el rango exacto de met en una relación sexual es de 2, para una actividad convencional con pareja estable y 6 para una actividad vigorosa y furtiva. Esto no quiere decir que el sexo finalmente no adelgaza, simplemente que no es una actividad compensatoria, pero recuerda que puedes aumentar tu frecuencia de sexo diario y tener grandes resultados como mejor salud, menos estres, una relacion mas amable con tu pareja y evitar la mitad de cosas que dan cancer.

Así que si practicamos sexo para adelgazar y librarnos de la dosis de deporte diaria, estamos cometiendo un grave error. ¡¡Más deporte y menos excusas!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *