picadura

La enfermedad de Chagas

Igualmente conocida como tripanosomiasis americana – y descubierta por el médico e investigador Carlos Ribeiro Justiniano Chagas en 1909 – el mal de Chagas es una enfermedad potencialmente mortal provocada por el parásito protozoo Trypanosoma cruzi, que se trasmite a través de las heces u orina de insectos triatomíneos; su tratamiento incluye benznidazol  y nifurtimox.

¿Qué es el mal de Chagas?

Mayormente presente en América Central, América del Sur y México, por ser principal hogar de los insectos responsables de la patología, se habla de una enfermedad inflamatoria e infecciosa que ataca a personas – indistintamente de la edad o sexo – causada por el parásito Trypanosoma cruzi.

Pese a que, la también denominada tripanosomiasis americana, es actualmente controlable, de no tratarse a tiempo puede provocar problemas cardíacos y digestivos tan potencialmente severos como para conducir a la muerte.  De ello la importancia, no sólo de eliminar el parásito durante la infección, sino de controlar los signos y síntomas en las etapas que le suceden y sobre todo, tomar medidas preventivas.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Chagas?

Una de las peculiaridades de la enfermedad de Chagas es la de manifestarse en 2 fases bien diferenciadas, cada una con sus respectivos síntomas:

  • Primera fase: denominada aguda, es la fase en la que los parásitos circulan por el torrente sanguíneo; se presenta tras unos o dos meses del contagio. Por lo general, carece de sintomatología – son leves o no específicos – aunque en algunos casos, se evidencian lesiones cutáneas e inflamación amoratada de un parpado, signos que se acompañan de dolor de cabeza y musculares, fiebre, ganglios linfáticos hinchados, dificultad respiratoria, palidez y dolores o inflamaciones en al área abdominal y/o torácica.
  • Segunda fase: corresponde a la fase crónica de la enfermedad en la que los parásitos se mantienen ocultos en el músculo cardiaco y digestivo, por lo que los pacientes presentan patologías en el corazón y alteraciones en el funcionamiento del colon y esófago.

Causas del mal de Chagas:

Como se comentaba, el insecto triatomino es el responsable de la infección, el cual permanece oculto en grietas de paredes y techos durante el día, para salir a alimentarse de las personas por la noche mientras duermen. En esta acción, defecan y dejan el parásito cruzi en la piel que ingresan al cuerpo por medio de la boca, ojos, la herida de la picadura o cortes y raspadura; asimismo, contribuye a su entrada el rascar la zona picada. Una vez dentro, se propagan y multiplican dando origen a la enfermedad.

Otras formas de contagio son:

  • Consumir alimentos crudos contaminados con las heces de los insectos infestados
  • A través de transfusión sanguínea con sangre contaminada
  • De la madre al feto al momento del nacimiento cruzi
  • Al recibir un trasplante de órgano que contenga T. cruzi viable
  • Por exposición accidental al parásito en trabajos de laboratorio.

¿Cómo se trata la enfermedad de Chaga?

El benznidazol y nifurtimox son los medicamentos más utilizados en el tratamiento del mal de Chaga por su comprobada eficiencia matando al parásito al 100%, siempre que su administración comience al inicio de la etapa aguda.

Del mismo modo, es el tratamiento indicado en casos de reactivación de la infección y en pacientes al principio de la fase crónica, y son contraindicados en embarazadas y personas con insuficiencia renal o hepática.

Prevención:

Los habitantes de zonas de alto riesgo han de tomar medidas preventivas a fin de evitar el contagio y propagación de la enfermedad; en primera instancia, evitar dormir en casas de barro, de adobe o con techo de paja, por ser los tipos de viviendas más propensos a albergar los insectos responsables.

Por otro lado, conviene dotar de telas metálicas las ventanas y puertas; además, utilizar mosquiteros o redes rociadas con insecticida sobre la cama. Finalmente, cubrir con repelente la piel expuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *