Saltar al contenido

Los grandes beneficios de la sobrasada

julio 16, 2017
huevo sobrasada

No es famosa porque se construyan restaurantes concretamente para su elaboración y consumo, pero tiene propiedades muy beneficiosas para nuestra salud, física y emocional que probablemente desconocías.

El actual movimiento de comer sano, no solo ha causado que se incluya en la lista de alimentos verdes y semillas, sino que además ha ayudado en la recuperación de alimentos tradicionales, que bien ejecutados y consumidos son muy beneficiosos.

La sobrasada, además de estar deliciosa, es rica en vitamina B3, por lo tanto ayuda a combatir la artritis y va a favorecer el correcto funcionamiento de nuestro sistema circulatorio. Y aún va más allá, ayuda a reducir el colesterol, desmintiendo la creencia de que tenia un efecto negativo en este aspecto.

pan con sobrasada

Contiene altos niveles de vitamina B1 y esto hace que minimice los niveles de depresión y estrés. También se recomienda tomarla en periodos de convalecencia, ya que va a mantener nuestros niveles de B1, necesarios para ayudar a la cicatrización de heridas.

La opinión de los expertos

Biólogos expertos aseguran que la sobrasada también contiene altos niveles de ácido oleico, también conocido cómo Omega-9 y entre sus beneficios encontramos la reducción del colesterol “malo”, ya que ayuda a disminuir las lipoproteínas de baja densidad y aumenta las lipoproteínas de alta densidad, es decir, el colesterol “bueno”.

Además afirman que contiene suficiente sodio como para ayudar a administrar la energía del cuerpo, apoyando el metabolismo de los alimentos. Es ideal para recuperar energías tras una jornada exhaustiva de deporte o trabajo.

Valor natural y tradicional

Hay muchas formas de consumir la sobrasada, ya sea untada en una rebanada de pan payés, cocinarla con pasta, verduras o ensaladas entre muchas otras. Uno de los platos que más éxito atesora es el huevo parmentier con sobrasada.

El consumo de este alimento, entra en la tendencia de recuperación de la comida tradicional, enfocado a la naturaleza y hacia el uso de los recursos que nos ofrece.

Cada vez son mayores los movimientos gastronómicos que se hacen dando valor a la gastronomía de cada lugar, rechazando las franquicias que ofrecen productos homogéneos y de dudoso origen y calidad.

Encontramos un gran ejemplo en organizaciones como Slow Food España, que apuestan por una gastronomía volcada con el ecosistema y sus productores.