visitar japon

Mejor época para viajar a Japón

Cerezos en primavera, matsuris (festivales) que hacen olvidar del calor y la humedad en el verano, el caer de cientos de hojas rojas con la entrada del otoño y decoración de ensueño durante el invierno. ¿Qué más puede pedirse?, Japón es de esos países que pueden visitarse cualquier época del año. La razón de ello es que la nación nipona aguarda con gratas sorpresas en todas sus estaciones; la clave está en conocer los eventos principales que trae cada temporada para ajustar el itinerario y sacarle el máximo partido al viaje.

¿Cuándo viajar a Japón en función del clima?

En líneas generales, existen dos temporadas especialmente recomendadas para conocer Japón; la primera es entre abril y mayo, y la segunda de octubre a noviembre ya que la temperatura promedio suave y el clima estará despejado – aunque en la noche, se necesitará ropa abrigada -. El porqué de ello se explica de la siguiente manera:

  • La humedad y el calor imperan en los meses de verano.
  • De junio a agosto, el paraguas y un buen chubasquero son indispensables.
  • Los tifones suelen llegar en septiembre, impidiendo la visita a zonas como Izu-shoto, de Okinawa y Ogasawara-shoto.
  • Las nevadas de algunos puntos durante los meses de invierno llevaran la temperatura a extremos que se necesitará más de un abrigo.

Esto no quiere decir que por viajar fuera de estos cuatro meses la visita será un desastre, la ventaja de Japón es cualquier fecha es buena para conocerle, pues cada estaciones trae consigo ventajas y desventajas en función de los destinos que se pretendan visitar.

¿Qué hacer en Japón durante cada estación del año?

Suponiendo que la condición para viajar a la nación nipona sea el clima, primavera y otoño son las estaciones ideales para planificar el viaje; durante la primera – considerada la mejor época de todas – lo imperdible es ser testigo del hanami o la explosión de cerezos en flor, y es que no hay escenario similar en el mundo que se compare a los paisajes rurales y parques colmados de pétalos.

Pero eso no es todo, otro evento de interés realizado en mayo es el Sanja Matsuri de Tokyo o las competiciones de sumo; en contraparte, conviene cuidar el bolsillo evitando coincidir el viaje con la Golden Week o semana de vacaciones de los japoneses, donde los precios se disparan hasta las nubes, en todos los servicios.

Lo imperdible del otoño:

Octubre es un mes muy agradable para recorrer Japón, los parajes se tornan rojizos pues las hojas de los arboles les tiñen de colores muy especiales. Adicional a la belleza natural que puede contemplarse en destinos como Hakone, Nikko o Miyajima, el otoño tiene la ventaja de ser una temporada con menos aglomeración de turistas.

¿Y en el invierno en Japón?

Para los que el frío no supone un problema, vacacionar en invierno en el país nipón se traduce a la posibilidad de disfrutar estupendas estaciones de esquí, sin apartar el increíble Yuki Matsuri de Sapporo. Para los que desean algo más tranquilo o familiar, Osaka y Tokyo esperan con sus decoraciones navideñas llenando sus calles de un espectáculo de luces en cada rincón.

Opciones para el verano:

Pese a que muchos coinciden en que es la peor temporada para viajar a Japón, esto no tiene porqué ser así; en efecto, lo elevado de la temperatura en zonas turísticas  – especialmente en Kyoto y Tokyo – puede ser un problema, tampoco se trata de condiciones extremas o insoportables. Otro punto en contra son las precipitaciones, temporada de tifones y lluvias torrenciales, suelen alargarse hasta principios de otoño.

A favor, arribar en verano al país posibilita presenciar los festivales o matsuris de mayor importancia en Japón; por ejemplo, si la visita es a Osaka, es un error perderse el Tenjin Matsurim, ahora en Kyoto espera Gion Matsuri y en Tokyo el Samba Matsurien.

Te puede interesar: mejor época para viajar a Tailandia

¿Cuándo es temporada alta y temporada baja en Japón?

Primavera y otoño coinciden con la temporada alta en Japón, evidenciándose la mayor afluencia de turistas; sin embargo, se considera igualmente en el renglón, la época de fiestas navideñas, fechas en las que los alojamientos suben sus precios haciendo imperioso reservar con antelación.

Ahora, pese a sonar paradójico – debido al clima un tanto desfavorable – los destinos más interesantes del país se visitan mejor en la temporada baja, misma que coincide con los meses de verano e invierno; adicional a precios más bajos, ofertas y promociones, es menor la multitud permitiendo disfrutar el país a sus anchas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *