embarazada

Ovodonación, requisistos y testimonio

La ovodonación es un proceso el cual trata sobre la reproducción asistida, sus técnicas se asemejan a la inseminación o fecundación in vitro descartando el hecho de que los óvulos sean de la madre siendo así donados por otra mujer de forma anónima.

La donante da sus ovocitos para que los mismos sean fecundados junto con el semen del padre o de algún donante masculino.

Está técnica requiere de ciertos requisitos de quienes desean ser partícipes, así como deben presentar algún problema para procrear ya sea a causa de problemas en los ovarios o mal desarrollo del mismo, como también el producir un nivel muy bajo de óvulos como para no poder quedar embarazada, al igual que mujeres que le hayan extraído los ovarios o sufran de algún desorden hormonal.

Es muy importante saber la edad de la paciente dado que si tiene un rato mayor a los 41 años las posibilidades de que estos tratamientos funcionen o incluso de forma natural sean muy bajas.

Requisitos necesarios para la Ovodonación

El requisito más indispensable para llevar a cabo este tratamiento es cumplir con un correcto diagnóstico que nos asegure que la paciente no sufre de ninguna enfermedad patológica que pueda llegar a poner en riesgo su salud y la del niño.

La manera de emplear esta técnica se lleva a cabo mediante estos pasos:

  • Como primer paso se debe evaluar el útero de la paciente verificando a través de ecografías que no presente ningún problema o anomalía en su vientre y útero que luego más adelante pueda ocasionar problemas en el embarazo, así como también se realizan evaluaciones generales en la paciente para asegurarse de su salud.
  • Terminados todos los exámenes se procede a fecundar los óvulos junto con los espermatozoides seguido de ello se dejan en el útero los embriones que ya fueron fecundados dando paso a qué se desarrolle un embarazo saludable asistido.

¿Quién puede donar óvulos?

Para el donante es necesario que sean mujeres mayores de edad con un rango no mayor a los 36 años esto para no tener ningún tipo de anomalía durante el embarazo ni pueda presentar ningún riesgo luego del proceso de fecundación, luego así se procede con exámenes de rutina y verificar que la salud de la donante esté en óptimas condiciones, se lleva a cabo un estudio psicológico y demás exámenes para descartar cualquier tipo de enfermedad patológica.

Este proceso requiere de dicho orden el cual se puede denominar de la siguiente manera:

  1. Legislación: Para hacer el proceso de forma legal y segura se requiere que la donante tenga entre sus 18 a 35 años de edad así asegurarnos también que posean un nivel elevado de ovulación.
  2. Historial médico: Una vez presentes nuestras donantes de realiza una previa entrevista para así crear semejanza con el perfil de la madre, se toman en cuenta desde personalidad y hasta sus antecedentes familiares, si ha presentado algún tipo de enfermedad, etc. Entre sus requisitos nos encargamos de llevar un registro que se acoplen a los rasgos físicos de los futuros padres partiendo desde el peso, color de cabello, altura, color de ojos y textura del cabello.
  3. Evaluación psicológica: Seguido del físico vamos con lo personal, a la donante se le realiza una serie de pruebas psicológicas con un experto en salud mental para así estar seguros de que está al tanto de lo que implica y si desea continuar con el proceso de donación de óvulos.
  4. Evaluación con el ginecólogo: Se le realizan exámenes ginecológicos generales así evaluar completamente la salud del útero y saber la cantidad de producción de óvulos que genera la donante.
  5. Exámenes genéticos: Se verifica que no tenga antecedentes con alguna enfermedad ya sea hereditaria o problemas en la sangre.
  6. Biometric Scan: Es un breve estudio que se realiza para cumplir lo más cerca con la similitud de la donante y la madre.

Experiencia en ovodonación

Aquí podemos apreciar algunos testimonios de cómo es vivir la experiencia en tratamientos de Ovodonación, estás personas nos cuentan cómo es pasar por este tratamiento en carne propia.

Una joven nos cuenta que al tener ella 30 años solía viajar mucho con su pareja no obstante al llegar a esta edad notó que su reloj de maternidad se estaba agotando, tras dos años de intentar procrear su pareja se hartó y la abandonó.

“Al pasar el tiempo luego de pasar por una etapa de depresión conseguí a alguien de quién me enamoré, decidimos tomar la decisión de tener  un bebe al ver que no se nos fue posible decidí acudir a un centro de embarazo asistido en el cual me sometieron a miles de exámenes luego de un corto tiempo por fin estaban listos, cumplí con todos los requisitos y tenían ya los óvulos que me ayudarían a ser madre.

Después de todo el proceso estaba totalmente feliz, los doctores estuvieron monitorizando mi embarazo para que no presentara algunas anomalías y así fue como pude tener a mi hermosa hija y hoy día.

Puedo decir que fue la mejor decisión que pude tomar concederme el don de ser madre y poder compartir esta experiencia a los demás me causa un sentimiento de amor, esto me enseñó a aceptar y aprovechar las oportunidades que te dé la vida al máximo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *