aparato vaginal

Qué es una ducha vaginal y sus riesgos de uso

Las mujeres tenemos un singular cuidado con nuestra higiene íntima, tanto que a veces podemos exagerar los cuidados. Nos olvidamos de que podríamos dañar el pH de nuestra zona íntima y que esas perturbaciones son por lo regular las autoras de infecciones vaginales.

Mas asimismo, exageramos los cuidados hacía nuestra vagina, con la meta de quitar «el mal olor» y para sentirnos «frescas». Para las dos situaciones muchas mujeres emplean la ducha vaginal, no obstante, ignoran cómo de bueno o malo puede ser, de ahí a que te contemos todo cuanto has de saber.

¿Qué es una ducha vaginal?

Es la práctica de lavar o bien irrigar el interior de la vagina con agua o bien otros líquidos. Generalmente se utilizan productos premezclados con agua, vinagre, bicarbonato de sodio, yodo o bien quita olores.

Para efectuar la ducha vaginal se adquiere un irrigador que siendo oprimido introduce un chorro de agua – o bien otro líquido- dentro de la vagina y la «lava».

Las mujeres que lo usan afirman que les ayuda a sentirse frescas, suprimir los restos de la regla y las infecciones. Otras lo utilizan para suprimir el «mal olor», pensando que esta práctica ayuda a sostener la vagina «limpia».

¿Son seguras las duchas vaginales?

Pese a lo que se cree, esta práctica puede ser peligrosa para la salud, mas si sobre todo no cumple la función de suprimir las infecciones bacterianas y las trasmitidas sexualmente.

Una investigación descubrió que pueden acrecentar el peligro de una infección de VPH (virus del papiloma humano), que por su parte puede ocasionar cáncer de cuello uterino.

Además de esto no «limpia» la vagina, en tanto que este órgano se autolimpia y gracias a ello se puede sostener el equilibrio de pH adecuado sin interferencias. Además de esto la vegetación vaginal sostiene la vagina saludable y previene la infección.

Si tratas de limpiarla misma usando una ducha vaginal, solo podrías mudar provisionalmente el cómputo de pH (acidez natural) de la vagina, dejando que las bacterias perjudiciales se multipliquen.

Los cambios en la composición bacteriana que generalmente radica en la vagina pueden conducir a un mayor peligro de infecciones vaginales y, provocar la propagación de bacterias perjudiciales en el interior.

Más peligros de las duchas vaginales

Quienes justifican su empleo para lavar los fluidos anatómicos, como el semen -o bien la sangre menstrual- y eludir un embarazo, han de saber que la ducha vaginal no es una forma válida de anticoncepción.

Además, en mujeres embarazadas la ducha vaginal puede ocasionar parto prematuro, mayor probabilidad de aborto espontáneo o bien embarazo ectópico.

De nueva cuenta cabe remarcar que la ducha vaginal aumenta las posibilidades de desarrollar una infección vaginal por hongos y vaginosis, en verdad las mujeres que practican la ducha vaginal son 5 veces más propensas a desarrollar vaginosis que aquellas que no lo hacen.

Mas asimismo utilizar una ducha vaginal cuando ya hay una infección, puede empeorarla y hacer que se extienda a otras unas partes del sistema reproductivo.

¿Qué opciones alternativas tengo?

El lavado simple y sin el empleo de productos «especializados». Para sostener limpia nuestra zona íntima solo se precisa agua y jabón (neutro de preferencia) y sin perfume.

El lavado se debe hacer una vez al bañarnos, eludiendo que entre jabón y demasiada agua en la vagina. No hay que estregar el área, solo mantener suavemente los pliegues externos de la vagina y enjuagarla con agua.

Si se quieres «refrescar» la zona íntima se puede utilizar un gel de empleo vaginal sin olor para no trastocar el equilibrio del pH natural de la vagina.

En opinión de un especialista -el maestro Ronald Lamont, portavoz del Real Instituto de Obstetras y Ginecólogos de R. Unido-, afirma: «No hay ninguna circunstancia en la que las duchas vaginales puedan ser útiles«.

Ahora que sabes que las duchas vaginales pueden dañar más de lo imaginado ¿piensas exponerte?

No olvides que el olor vaginal es una esencia natural que no debe heder ni ser desapacible, en caso en caso contrario, visita lo antes posible a un ginecólogo para saber qué pasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *