Dejar de fumar

¿Qué ocurre cuando dejamos de fumar?

Cuando un fumador piensa en dejar de fumar se puede hacer una ligera idea de los beneficios que puede encontrar a partir del momento en el que lo deja, pero probablemente no sabe hasta que punto le puede ayudar a mejorar su salud a largo plazo.

A continuación vamos a analizar en qué medida afecta positivamente a tu salud el paso del tiempo una vez has abandonado el tabaco.

20 minutos después

  • Aunque parece increíble, 20 minutos después del último cigarro tu tensión arterial disminuye hasta llegar a valores normales y la frecuencia cardíaca se normaliza.

8 horas después

  • Tu cuerpo elimina la nicotina que circulaba en la sangre y los valores de monóxido de carbono y oxígeno vuelven a la normalidad. Es entonces cuando se pronuncia el estado de irritabilidad y la ansiedad.

48 horas después

  • Baja considerablemente la posibilidad de sufrir un infarto cardíaco y tus sentidos del gusto y olfato recuperan su efectividad.

2-3 semanas después

Tu circulación mejora considerablemente y las funciones pulmonares se incrementan hasta un 30%. La ansiedad no ha desaparecido completamente pero poco a poco queda atrás.

1-3 meses después

Desaparece la tos, la congestión nasal y la fatiga tan molesta. El número de afecciones respiratorias descienden.

6 meses después

Gran mejoría en las funciones circulatorias y respiratorias a la vez que la dependencia psíquica hacia el tabaco es casi inexistente. Tu piel recupera su brillo natural y su elasticidad.

1 año después

Cuando llevas un año libre de humos la amenaza de padecer una insuficiencia coronaria ya ha descendido a un 50% menos que cuando fumabas y podemos hablar de ser ex-fumador ya que las posibilidades de recaída a estas alturas son muy bajas.

5 años después

La posibilidad de que padezcamos una enfermedad cardíaca es casi igual a la de una persona no fumadora a la vez que el riesgo de que muramos causa de una enfermedad pulmonar es de la mitad.

10-15 años después

Tu cuerpo esta completamente desvinculado de aquella época en la que fumabas y se siente como si nunca hubiese fumado y lo más importante, el riesgo de padecer cáncer de pulmón está muy cercano al de aquellos que nunca han fumado.

Consejero del día

Publicista - Marketing Online - Diseño Gráfico - Webmaster - Editor AudioVisual - Awesome Gamer - Random Streamer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *