Saltar al contenido

Tibial posterior, lesiones, tratamiento y estiramientos

marzo 7, 2019

La tibial posterior es un musculo alargado que se ubica internamente en la región posterior de la pierna. Se inicia desde la membrana interósea, el peroné y la tibia, su parte inferior se está compuesta por tejidos fibrosos a los que llamamos tendón.

Traspasando este el maléolo interno del tobillo, y finalizando hasta el pie, insertándose en el hueso navicular, escafoides, en el cuneiforme central y los metatarsianos. Su función es tan importante como la del peroné lateral corto. Siendo la tibial posterior encargada de realizar el movimiento del pie de adentro hacia afuera y alrededor del mismo.

Tipo de lesiones

Las lesiones más comunes suelen padecerla los corredores de largas distancias, los deportistas de actividades extremas y los practicantes de artes marciales. Sin embargo realizar saltos violentos ocasiona que el tendón se vea afectando provocando la tendinitis.

Por eso es importante impedir a los chicos de la casa realizar ese tipo de saltos abruptos. El dolor que genera la tendinopatía provoca un dolor extremo, casi que insoportable en el maléolo interno ubicado en el tobillo. Aumentando este consecutivamente por el movimiento repetitivo y abducción y extensión del pie.

La importancia de realizar estiramientos

Los encargados de realizar este tipo de terapia son conocidos en el campo de la medicina como fisioterapeutas. Su trabajo es someter desde la rodilla hasta el pie a una serie de estiramientos en puntos específicos, donde se ven de una u otra forma afectados los músculos y tendones a su alrededor.

Hay personas que suelen tardar su proceso de recuperación, y estas suelen ser las que experimentan algún trastorno óseo como fractura o esguinces musculares. Ahora si no padeces de ningún problema de Periostitis Tibial, también puedes realizar estiramientos antes de comenzar con tu rutina de deportes.

Son sencillos y no deben durar más de 30 segundos por cada pie. Luego notarás los grandes resultados que obtendrás evitando así padecer de Periostitis Tibial.

Tratamientos para la Periostitis Tibial

Por si aún desconocen que es la Periostitis Tibial aquí te informaremos un poco de ella. La Periostitis Tibial es tratada por un especialista podólogo que se encarga de realizar una exanimación biomecánica para verificar que todo esté en orden, para así descartar una posible intervención de carácter quirúrgico. Si el tratamiento es conservador se aplicará métodos como el uso de venda esparadrapos que no sea elástica  en la zona afectada.

Se impedirá al paciente realizar actividades que involucren usar su rodilla y pie, quedando así la pierna indispuesta. El uso de muletas es necesario luego de quedar inmóvil una de las piernas, ya que es la única forma de que obtengas una rápida recuperación con excelentes resultados. La técnica de aplicar Hielos o agua helada en la zona de la tibial es muy efectiva, ya que usando dicha técnica por 5 minutos unas dos veces, por una semana ayudará a eliminar esa sensación de ardor y seguidamente desinflamará el músculo.

La fisioterapia es otra opción. Ahora si el dolor persiste es necesario realizar pruebas de resonancia magnética para descartar alguna posible fisura u alguna posible patología morfológica.