Uso y beneficios de los depósitos de agua

Hoy en día es recomendable tener un tanque o depósito para acumular agua. Existe una gran variedad de tanques en función de su capacidad y funcionamiento aunque la premisa básica es la misma para todos; almacenar líquidos en las mejores condiciones posibles para usarlo en momentos de necesidad.

La mayoría tienen forma de cilindro y están diseñados tanto vertical como horizontalmente. Según el uso que se le vaya a dar se pueden instalar a nivel del suelo, elevado en plataforma o bajo tierra.

La opción más demandada son las cisternas a nivel de subsuelo y los tanques elevados. Será necesario conectar la vía principal a una válvula sin fin y a su vez a un flotador que regule el almacenamiento de agua. Si se trata de un tanque elevado, si la presión de agua no es la demandada sera necesario un elemento que bombee para que el agua suba.

Actualmente los depósitos se fabrican con materiales sintéticos que ayudan a conservar la temperatura correcta del líquido, así como proporcionar superficies lisas  que eviten la formación de algas y hongos.

Beneficios de los depósitos de agua

Eficiencia: que el agua escasea en las poblaciones es un problema más que evidente. En bastantes ciudades se suceden con bastante continuidad interrupciones del suministro y es aquí donde entra en juego el depósito de agua.

Son actualmente la mejor opción para almacenar agua y usarla cuando el servicio de la red se corte. Gracias a la tecnología los depósitos de agua se han fabricado para soportar las condiciones meteorológicas más estrictas, así que no sufren fisuras y se adaptan fácilmente a cualquier instalación hidráulica.

Ahorro: el ahorro de agua es un factor importante desde hace tiempo y somos conscientes de ello, ya que se trata de un recurso vital y no renovable.

Para hacer un uso racional del agua, instalar un depósito de agua es una alternativa estupenda, ya que nos va a permitir almacenar líquidos y poder disponer de ellos cuando sean necesarios. Por otro lado también existen nodrizas que ofrecen prestaciones parecidas con el agregado de que el recurso se puede transportar con facilidad.

Seguridad y capacidad: el mantenimiento de un depósito de agua o nodriza es tan sencillo cómo seguro, gracias a que su diseño y fabricación se ha pensado para evitar el desperdicio y mantener el agua en óptimas condiciones de salubridad.

La capacidad del depósito varía en función del tamaño, desde 1000 hasta 5000 litros según la necesidad. Tendremos un remanente de agua sin ningún tipo de problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *