jabon colores

Cómo hacer jabón de glicerina

Dicen que un jabón de glicerina es más suave y además contiene infinitas propiedades naturales que ayudan a cuidar nuestra piel.

Cuando se combina la lejía y el agua con aceites, estas reaccionan formando jabón. En realidad, lo que obtienes es ⅔ jabón y ⅓ glicerina. Si refinas el jabón sólido, agregas azúcar y alcohol y eliminas las impurezas, obtendrás jabón de glicerina.

Tu propia base de jabón de glicerina

jabon colores

Esta es una receta para hacer una base clara de este jabón. Se necesita un poco de práctica para aclararlo. ¡Tómate tu tiempo y sé paciente!

Ingredientes para fabricarlo

400 gr. de aceite vegetal, manteca de cerdo o sebo

155 gr.  de aceite de coco

225 gr.  de aceite de ricino

20 gr. de aceite de girasol

110 gr. de lejía (hidróxido de sodio al 100%)

140 gr. de agua filtrada o destilada

370 gr. de alcohol al 70% o más

85 gr. de glicerina líquida

225 gr. de azúcar

140 gr. de agua

Instrucciones para hacer nuestro jabón

jabon natural

Cubre la superficie de trabajo con periódico. Siempre debes usar guantes y lentes de seguridad cuando manipules la lejía. Ten a mano vinagre en caso de que se produzcan derrames o salpicaduras de lejía.

Coloca el agua en un recipiente a prueba de calor.  Agrega lentamente la lejía al agua, revolviendo hasta que se disuelva. (Nunca agregues agua a la lejía). Permite que la solución se enfríe a 150 ° F.

Mezcla todos los aceites y calienta a 135 ° F. Agrega la solución de lejía a los aceites en forma lenta y constante.

Mantén el fuego a temperatura media por algunas horas. Cuando llegues a la fase de gel, se verá translúcida como la vaselina. Revuelve de vez en cuando, pero no todo el tiempo. Si se vuelve demasiado grueso, puedes usar un triturador de papas.

Después de algunas horas, toma un poco del jabón y trata de disolverlo en una taza de agua caliente. Si se disuelve, puedes continuar. Si permanece en una masa o tiene aceite flotando en la parte superior, debes “cocinarlo” más. Si está listo, agrega el alcohol y la glicerina.

Ten mucho cuidado ya que el alcohol tiene un punto de inflamación bajo y puede comenzar a arder. Es posible que necesites aplastar el jabón un poco. Hazlo de poco a poco, si machacas demasiado a la vez, puedes obtener mucha espuma. Este proceso puede tomar algunas horas, así que se paciente.

Cuando el jabón esté completamente disuelto, probablemente habrá algunas partículas flotando en la parte superior. Estas son impurezas y deben eliminarse. Límpialas y tíralas, o también puedes colocarlas en un frasco, cubrirlas con agua caliente y usarlas como jabón para lavar platos.

Combina el azúcar y el agua y hierve hasta que el azúcar se disuelva por completo. No dejes ningún cristal sin disolver. Cuando esté totalmente líquido, vierte en la base de jabón. Revuelve y cubre, luego deja enfriar a 60° C (140° F).

Ahora puedes verterlo en un molde, preferiblemente de vidrio. Cúbrelo con una envoltura de plástico y déjelo reposar durante una semana más o menos.  Después córtalo en pedazos y guárdelo en un frasco de vidrio.

También te recomiendo la realización del jabón natural con avena.

Uno de los beneficios de cómo hacer jabón de avena natural, es que este ingrediente tiene propiedades provenientes del cereal que resulta espectacular para nuestra piel y para nuestro organismo.

Las cualidades principales de cómo hacer jabón de avena natural te puede beneficiar de las siguientes formas:

  1. Te ofrece ser exfoliante completamente natural que elimina cualquier impureza en la piel, incluso si es utilizado en el rostro previene y elimina el acné.
  2. Las pieles sensibles y delicadas, les cae súper que aprendamos como hacer el jabón de avena porque restaura la piel y conserva su humedad completamente natural.
  3. Es perfecto para las alergias y para cualquier tipo de piel incluso para personas que padecen enfermedades que afecten directamente la piel.
  4. El ingerir la avena tiene fibra que regula nuestra grasa pero el pasarnos un jabón por la piel absorbe toda la grasa generada por ella.

¡Ya tienes tu jabón listo! y lo mejor es que sabes cada uno de sus componentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *